martes, 6 de octubre de 2015

Series de televisión e Historia 5. Cortés, Aguilar y el "renegado" Gonzalo Guerrero.

Durante el cuarto capítulo de la serie Carlos, Rey Emperador pudimos ver un mayor peso de la trama indiana, donde se nos presentaba la llegada de Hernán Cortés a las costas del Yucatán a principios de 1519. Aquí harán aparición una serie de personajes tan determinantes para el éxito del periplo del conquistador como doña Marina Malintzin (la Malinche) o el cautivo franciscano Jerónimo de Aguilar. [1]

Captura de pantalla de la web de RTVE.
Cuando Cortés y éste último se encuentran (luego veremos que históricamente no ocurrió exactamente así), Aguilar narra las desventuras de su naufragio 8 años antes y su penosa vida como esclavo de sucesivos caciques mayas (a partir del minuto 18.40). A pesar de ello, el franciscano le asegura que no fue el único superviviente de la expedición de Valdivia (1511), sino que hubo "Otro" más del que la serie no menciona ni siquiera el nombre.

Este segundo cautivo era Gonzalo Guerrero (o Aroza) (ca. 1470-1536), un marinero de Palos de la Frontera (Huelva). Se trata de un personaje aún muy desconocido entre el gran público, seguramente por su naturaleza nepantla ("en medio" o "entre" en náhuatl) o intermediario de dos mundos en conflicto donde la indianización voluntaria o forzosa era frecuente. Para Cortés, que nunca le nombra en sus famosas Cartas de relación, siempre será "el otro", ya que jamás aprobó su negativa a unirse a la expedición que él comandaba.

Fotograma del documental "Entre dos mundos..." (2013)
Durante todo el siglo XVI, para las fuentes y crónicas castellanas del periodo, Guerrero fue considerado por los suyos como un traidor y un renegado: Gonzalo el "amancebado", contrapuesto a Aguilar el fiel, piadoso y casto. Y es que Guerrero se "aculturó" voluntariamente entre los indígenas, formó una familia entre ellos y los instruyó y lideró años más tarde como cacique en su lucha contra los que habían sido sus compatriotas.

En agosto de 1511 la nave al mando del capitán Valdivia naufraga al tercer día de navegación y los veinte supervivientes (18 hombres y al menos 2 mujeres) se arrojan en una barca a la deriva. La tripulación de Valdivia formaba parte de la expedición de Vasco Núñez de Balboa, que partía desde Darién (Tierra Firme) para dirigirse a la Isla Fernandina (Santo Domingo).

Tras el duro periplo, únicamente entre 8 y 12 supervivientes consiguen llegar a la costa de Yucatán, para encontrarse con los hostiles Cocomes. Éstos sacrifican a Valdivia y otros tres hombres, aunque lo del canibalismo es incierto. Las dos mujeres son cautivas y pasan al serrallo del cacique. Entre los restantes están el marinero onubense Gonzalo Guerrero y el religioso Jerónimo de Aguilar, natural de Écija, que consiguen escapar a la ciudad de Maní con los Tutulxiúes, enemigos de los Cocomes.

Desde este punto, las vidas de ambos toman distintos caminos. Aguilar se aferra a sus oraciones, mientras que Gonzalo consigue la libertad al cabo de unos años, participa en varias expediciones como soldado y se gana el rango de Nacome o jefe de guerreros, llegando incluso a casarse con Zazil Há o Ix Chel Can, hija del cacique maya de Chetumal.

La expedición de Cortés sale de Cuba e inicia la 
conquista de México (Memoria política de México)
Pero volvamos al encuentro entre Cortés y Aguilar. En la serie se simula, como viene siendo habitual en las producciones de este tipo, un encuentro "casual" entre dos grupos de completos desconocidos: por un lado los indígenas (que no son los aztecas de Moctezuma, sino naturales de la isla de Cozumel) y por otro, la hueste castellana que, pecando de una visión un tanto eurocéntrica, parece estar integrada únicamente por varones blancos, armados hasta los dientes hasta para cruzar un río de cierta profundidad.

Hernán Cortés podía ser muchas cosas, pero no era hombre que dejara nada al azar. Por ello, antes incluso de fundar su primera ciudad (la Rica Villa de la Vera Cruz) a fin de evitar la jurisdicción del gobernador Velázquez, lo primero que busca inmediatamente a su llegada es conseguir intérpretes (de hecho, llevaba ya uno a bordo, el indio Melchor, junto a los otros 200 indígenas caribeños que integraban su expedición). [2] 

Desde 1492 los conquistadores, aun viviendo en continua competición unos contra otros, solían vender o intercambiar información en las bases de operaciones que eran ciudades como Santiago de Cuba o Santo Domingo. Por lo tanto, Cortés no iba totalmente a ciegas (el primero en arribar a Cozumel fue Juan de Grijalva el año anterior) ni inventó nuevas estrategias, pero fue uno de los que mejor las aplicó en conjunto.

Dibujo de Hernán Cortés en el "Trachtenbuch"  de Christoph Weiditz (1529) (Wikimedia)
De ahí que recién llegado a Cozumel, Cortés decida pedir un rescate por ambos rehenes a sus respectivos caciques mayas, información ésta que seguramente ya llevaba en las instrucciones recibidas del gobernador Velázquez. El amo de Aguilar aceptó y se ofreció en son de paz a trasladarle en canoa junto a algunos de sus indios para reunirse con Cortés. Según la mayoría de los cronistas (que son entre sí contradictorios), Aguilar buscó antes al ya liberto Gonzalo Guerrero para entregarle la carta del conquistador y convencerle para unirse a su hueste, a lo que el marinero de Palos respondió:
Hermano Aguilar, yo soy casado y tengo tres hijos. Tienenme por cacique y capitan, cuando hay guerras, la cara tengo labrada, y horadadas las orejas, ¿qué dirán de mi esos españoles, si me ven venir de este modo? Idos vos con Dios, que ya veis que estos mis hijitos son bonitos, y dadme por vida vuestra de esas cuentas verdes que traeis, para darles, y diré, que mis hermanos me las envian de mi tierra.
Parece que Guerrero nunca llegó a enfrentarse directamente a Cortés, pero sí a otros conquistadores como Francisco Hernández de Córdoba (1517) o los rebeldes de Juan de Grijalva (1518). Y es que, dado que el de Medellín optó por probar suerte con Tenochtitlán, la gran expedición de conquista de la península del Yucatán quedó unos años más tarde para el Adelantado Francisco de Montejo (1527).

Estatua de Gonzalo Guerrero en Quintana Roo (XLSemanal)
En el fracaso de esta expedición, que se alargó por 20 años, la figura de Gonzalo y la instrucción militar que había impartido a los yucatecos fue clave. Según los informes del capitán Alonso Dávila, que en 1531 había partido de expedición por el área de Chetumal a causa de su creencia en la existencia de minas de oro, Gonzalo habría muerto o desaparecido por esas fechas. Parece que se trató de un ardid del propio Guerrero, quien realmente cayó en agosto de 1536 combatiendo a Lorenzo de Godoy.

Para saber más sobre Gonzalo Guerrero, os dejo un poco de material extra por aquí, incluido tráiler del documental: Entre dos mundos: la historia de Gonzalo Guerrero (2012), una co-producción de TV UNAM, Ibermedia, Ayuntamiento de Huelva y el Instituto Nacional de Antropología e Historia). El documental contó con el Dr. Salvador Campos Jara como asesor histórico, quien ha dedicado toda su carrera investigadora a este personaje.

[1] En la serie de RTVE (2015), Hernán Cortés es interpretado por José Luis García Pérez, doña Marina por Lazua Larios y Jerónimo de Aguilar por Pepe Ocio.
[2] Para las traducciones normalmente hacían falta varias personas. Jerónimo de Aguilar hablaba castellano y maya y la Malinche, en ese momento, maya y náhuatl: para la traducción de las conversaciones de los aztecas con Cortés sería necesaria la presencia de ambos.

BIBLIOGRAFÍA
  • Salvador CAMPOS JARA, Estudio sobre la evolución del personaje de Gonzalo Guerrero (Tesis doctoral inédita). Universidad de Huelva, 2010. Este y otros trabajos en su web http://gonzaloguerrero.orgfree.com/.
  • Christian DUVERGER, Hernán Cortés: Más allá de le leyenda. Madrid: Taurus, 2013. 
  • Mª Pilar PÉREZ CANTÓ y Esperanza MÓ ROMERO, De Reinos a Repúblicas. Una aproximación a la historia de la América hispana. Madrid: UAM Ediciones, 2001.
  • David Alejandro THÖNY MÉNDEZ, La experiencia del cautiverio como origen de figuras "nepantla" en la Literatura Hispanoamericana (Trabajo de Fin de Grado). Universidad de Alicante, 2014.
  • Bibiano TORRES RAMÍREZ, "La odisea de Gonzalo Guerrero en México" (pp. 369-386). En Actas del Congreso de Historia del Descubrimiento (1492-1556), Vol II. Real Academia de la Historia, 1992.
Ilustración de Héctor Osvaldo Pérez (XLSemanal)

4 comentarios :

  1. me gusta que haya este interes por salvar la vida de los padres del mestizaje en America.- pero no se sabe la fecha ni el lugar de nacimiento de Gonzalo Guerrero (hasta el nombre es debatible). Atte. Victor Sumohano, historiador mexicano

    ResponderEliminar
  2. perdonen las faltas de ortografia, pero les escribo desde una computadora en EUA y esta carece de acentos y letras comunes del espanol....

    ResponderEliminar
  3. Sobre Geronimo de Aguilar la historia cambia pues he podido rastrear documentos de su esposa e hija Luisa de Aguilar. juicios promovidos por su yerno y las encomiendas que le otorgaron al conquistador espanol. como su casa en Mexico y como consiguio esta.
    Luisa de Aguilar se fue a vivir a su casa en Oaxaca.
    No sabemos donde fue enterrado Geronimo, pero si sabemos que redacto un testamento en el cual trabajo.
    Apenas tengamos mas material lo compartiremos con gusto de forma gratuita. mi tel celular es 9985771786 en Mexico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Víctor, muchísimas gracias por su comentario y observaciones. Tiene toda la razón, por desgracia el personaje de Gonzalo Guerrero tiene aún muchísimas lagunas. Lo descubrí hace unos años a través de un artículo de divulgación en XLSemanal y en España al menos hay muy pocos estudios, como la tesis (y el documental basado en ella) que señalo de Salvador Campos Jara. De ahí que me haya limitado a poner un "circa" y reproducir esta última versión en la que hay consenso. Estaremos encantados de compartir todo lo nuevo que vaya saliendo sobre este apasionante personaje, así como cualquier trabajo o investigación suya que quiera divulgar. :D ¡Un saludo!

      Eliminar

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.