jueves, 22 de junio de 2017

Hermafroditismo en la Edad Moderna.

Este fin de semana se celebra en Madrid el World Pride Madrid 2017, más conocido como el Día del Orgullo LGTB, y siempre me acuerdo de Eleno/a de Céspedes, el hermafrodita del que ya os hablé  y de la que incluso os dejé una carta de su puño y letra. No me puedo imaginar qué pensaría si paseara por Madrid este fin de semana, pues si por un lado era hermafrodita, por otro era católico, apostólico y romano. Maneras de vivir, que diría el sabio Rosendo. Si alguien quiere saber más sobre ella os dejo el programa de Radio UNED en la que hablé de ella. Auto promoción para nada encubierta. 

Hoy quería hablaros, de manera muy general, unas simples pinceladas, de cómo era percibido el hermafroditismo en la Edad Moderna, más concretamente en el siglo XVI, donde la crisis a todos los niveles, la inseguridad y la falta de referencias eran patentes. Esta situación tuvo un fiel reflejo en el mundo de la sexualidad, tan inestable e inseguro como el resto. 

Así se puede constatar en el cancionero popular, tanto español como europeo, o nuestros más insignes literatos como Lope de Vega o Tirso de Molina, que reactivan el mito de la mujer travestida guerrera. Recordemos lo que dice la bella Rosaura en La vida es sueño, de Calderón
La primera me creíste varón /en la rigurosa/ prisión, donde fue tu vida/de mis desdichas lisonja. /La segunda me admiraste/ Mujer, cuando fue la /pompa de tu majestad un sueño, /un fantasma, una sombra./ La tercera es hoy, que siendo monstruo/de una especie y otra, /entre galas de mujer/ armas de varón me adornan
Es decir, hablaríamos de un tercer sexo, del que habló Covarrubias en su Tesoro de la lengua castellana o española, donde encontraremos los términos:
ERMAFRODITO; Damos este nombre al que tiene ambos sexos de hombre, y mujer, dicho por otro termino Androgyno y por no repetir lo dicho, verás la palabra Androgyno. ANDROGENO, el que tiene ambos sexos de hombre, y mujer, nombre compuesto de andro y gyno (….).
Realmente Covarrubias sigue a Plinio, que ya en su Libro VII de su Historia Natural afirma que: "Nacen incluso algunos de uno y otro sexo al mismo tiempo, que los llamamos hermafroditas, antiguamente llamados andróginos, y considerados como seres prodigiosos..." 

Fuente: Amazon España
Es decir, el hermafroditismo era visto -y lo es- como algo natural. Tenemos muchos relatos de mujeres que, de forma espontánea, se convertían en hombres. Así nos lo relata Ambroise Paré, curioso cirujano del XVI, en su libro Monstruos y prodigios (1585): 
Amathus Lusitanus relata que en una población llamada Esgucina hubo una joven nombrada María Pateca, que se encontraba en el tiempo en que las chicas comienzan a tener sus reglas; en lugar de éstas, le salió un miembro viril, que con anterioridad estaba oculto dentro, y así pasó de ser hembra a ser macho. En vista de ello, la vistieron con prendas de hombre, y su nombre de María fue cambiado por el de Manuel.
Cabría añadir "y todos tan contentos". Para el cirujano la razón del hermafroditismo era evidente a la par que sorprendente para nosotros:
Los hermafroditas o andróginos son criaturas que nacen con doble aparato genital, masculino y femenino, y por ello son llamados en nuestra lengua francesa hombres-mujeres. En cuanto a la causa, es que la mujer aporta tanto semen como el hombre en proporción, y por eso la virtud formadora, que siempre trata de crear su semejante, es decir, un macho a partir de la materia masculina, y una hembra de la femenina, hace que en un mismo cuerpo se reúnan a veces los dos sexos, y se les llama hermafroditas
Evidentemente la sodomía masculina no contó con tal laxitud para la homosexualidad masculina u otras sexualidades, pero eso es otra historia.

Buen fin de semana a todos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.