martes, 30 de enero de 2018

Caperucita canibal y el lobo pederasta. ¡Cómo ha cambiado el cuento!

O eso al menos es lo que narra la versión francesa del cuento en el siglo XVIII. Pero comencemos por el principio... Como en la versión que todos conocemos, Caperucita es enviada con una cesta de alimentos a casa de la abuelita; el lobo le pregunta a la niña qué camino cogerá para adelantarse a la misma y llegar a la casa de la abuelita antes. Y aquí es donde comienza una versión bastante más dura de lo que estamos acostumbrados.

El lobo llega a casa de la abuelita a la que mata para luego hacerla literalmente filetes y guardar su sangre en una botella. La abuelita/lobo se la ofrece a la niña a la que dice que es carne y vino y ésta se la come sin apercibirse de ello. El lobo desde la cama le dice que se meta con él en la cama, pero antes le irá diciendo a la niña que se quite una por una sus prendas de ropa hasta quedar desnuda. Evidentemente, cuando está desnuda y se mete en la cama el lobo se la come. Quien espere a un cazador, al príncipe encantador o a Batman salvando a a la niña y a la abuela que espere sentado.
Ilustración de Caperucita por Gustavo Doré. Fuente: LetterPile
Os dejo unos segundos antes de avanzar; releed el cuento. ¿Sangre? ¿Carne? Reminiscencias cristianas claras. ¿Vampíricas? La carga sexual, ¡uf! Se podrían proponer mil interpretaciones cosa que, por otro lado, ya se hizo. Por eso creo que precisamente que estos cuentos han conseguido mantenerse en nuestro imaginario y que se han podido reinterpretar de mil maneras, ya sea en el cine o en la literatura.

¿Para quién estaba escrita la versión "sangrienta" de Caperucita? El mundo infantil que se han encontrado con horror los historiadores está llena de abusos sexuales, palizas, miedo y torturas de todo tipo que, en muchos casos, eran ocultados por mitos y leyendas como la brujería. Si queréis saber más sobre éste último aspecto os aconsejo el trabajo de María Tausiet en «Brujería y metáfora. El infanticidio y sus traducciones en Aragón (s. XVI-XVII)».

Como refleja Darnton en su libro de La gran matanza de gatos y otros episodios en la historia de la cultura francesa, nadie consideraba a los niños como criaturas inocentes ni la infancia como un periodo distinto al de la pubertad o edad adulta. Los niños se ponían a trabajar según podían ponerse en pie y se unían a los trabajadores adultos en la pubertad en interminables jornadas laborales en un mundo de emociones brutales, crudas y reprimidas.
La modelo Sara Stephens interpretando a una bruja muy Caperucita en The Witch de R. Eggers. Fuente: Imgrum
Este brutal mundo, tan alejado del nuestro, explica la enorme crudeza de los cuentos que los folcloristas se aprestaron a recoger a fines del XIX y principios del XX y que nos ponen en contacto con una mayoría ocultada para los historiadores, como lo son las clases populares analfabetas.

Sus cuentos, más que fantasías para escapar de la realidad, se perciben como un programa de supervivencia. Tampoco cabe esperar de ellos sermón o moraleja alguna, sino una constante advertencia sobre los numerosos peligros que acechaban a los más pequeños. ¿Qué nos pasaría si hoy contamos a los niños esta versión? Y éste es un ejemplo, cualquier cuento que se os ocurra tiene su versión no apta para menores.

Los cuentos evolucionan con las sociedades y las versiones que tenemos nosotros son fruto de una sociedad burguesa que se comenzaba a interesar, en torno a la Ilustración, por los niños y su educación. Esto tampoco significa que las versiones sean absolutamente inocentes y si no dadle una pensada a la historia de La Bella y la Bestia en torno a qué nos propone.
Caperucita, en primer plano, según la serie Once Upon a time. Luego se fue acercando más a un modelo más clásico, pero es evidente, que Caperucita ha cambiado ¿No os parece? Fuente: Adictos en serie.
Ahora lo ocultamos todo a los niños, solo hay finales felices y los malos siempre pierden. Algún día tendremos que decirles a nuestros hijos que, desgraciadamente, existen lobos que siguen comiéndose a indefensas Caperucitas y que Bella nunca conseguirá cambiar a Bestia porque el amor no todo lo puede. A ver quién es el guapo que le roba la infancia a su hijo. No sé si estamos haciéndoles flaco favor con ello, pero como nuestros predecesores, estamos amoldando los cuentos a nuestro mundo.

Lo que sí que tengo claro es que todo es objeto de estudio por parte de la Historia porque, aunque tú no lo sepas, va contigo y te acompaña. Empiezas un día por leerle cuentos a tu hija y la puñetera te empieza a hacer preguntas incómodas... te interesa el tema y empiezas a investigar, a atar cabos, y cuando menos te lo esperas, ya estás otra vez investigando. 

Un saludo a todos.

jueves, 25 de enero de 2018

Visita al Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa (Jaén)

Entrada al museo (Archivo propio)
El pasado Puente de la Constitución nos dirigimos a Jaén, tierra de frontera. En esta ocasión no pudimos dejar de parar en Santa Elena, uno de los primeros pueblos con los que topamos al cruzar el nuevo puente del paso de Despeñaperros. Y es que allí teníamos una cita ineludible que llevábamos tiempo postergando: la visita al Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa

Este museo (o mejor dicho, centro de interpretación, como luego explicaremos) tiene un recorrido breve pero prometedor. Abrió sus puertas en 2009 bajo la iniciativa de la Diputación Provincial de Jaén y la Junta de Andalucía, aunque como desgraciadamente es habitual hoy día, la mayoría de los servicios del museo están externalizados

Consta de un complejo inferior con las salas de exposición, tienda y cafetería; más una especie de torre/mirador con ascensor desde donde contemplar el paisaje donde en el verano de 1212 las tropas cristianas, lideradas por el rey de Castilla Alfonso VIII, se alzaban con la victoria frente a las huestes almohades del califa al-Nasir (Batalla de Al-Uqab o de Úbeda, según la historiografía del momento).
Escenografía (Archivo propio)

Para capear la temporada baja de turistas, el centro también organiza campamentos y talleres infantiles multiépoca durante todo el año, por lo que no debe chirriarnos ver entre la escenografía un caballo de Troya o un campo de tiro con arco a lo Destino de caballero.

El museo consta de dos modalidades de visita, ambas con precios de lo más asequible (que varían entre los 2 y los 5 euros). La que se hace por el interior puede ser realizada de forma libre, con audioguía o disfrutando por un pequeño extra de las amenas explicaciones de los guías que allí trabajan bajo reserva (como así hicimos nosotras bajo la atenta compañía de Damián). La segunda modalidad (que nos ha quedado pendiente para otra ocasión) es la de realizar un recorrido igualmente guiado por los exteriores naturales donde se desarrolló la batalla.

A continuación os dejamos una batería de fotos para que veáis cómo está organizado por dentro el museo.
(Archivo propio)
LOS PROTAGONISTAS
Sancho VII de Navarra (Archivo propio)
Pedro II de Aragón (Archivo propio)
El papa Inocencio III (Archivo propio)
El califa almohade al-Nasir (Archivo propio)
Alfonso VIII de Castilla y la reina Leonor de Plantagenet (Archivo propio)

BANDOS, ARMAMENTO Y ESTRATEGIA
 
Bando almohade y unidades (Archivo propio)
Bando cristiano y unidades (Archivo propio) 

Enseres de la época, reproducciones NO originales (Archivo propio)
Muestra del armamento del bando cristiano, reproducciones NO originales (Archivo propio)
Muestra del armamento del bando musulmán, reproducciones NO originales (Archivo propio)
 MEDIOS AUDIOVISUALES E INTERACTIVOS
Vídeo con la explicación de los antecedentes de la Batalla de Alarcos (Archivo propio)










Pantalla táctil donde se desgranan las diferentes fases de la batalla, desde la posición inicial de los bandos al acorralamiento de la tienda de al-Nasir (Archivo propio)

TRES DESAFÍOS PARA EL FUTURO
  • Convertirse en un verdadero museo y no un mero centro de interpretación, albergando piezas originales de la época mediante préstamo o compra.
  • Dar protagonismo a otros personajes destacadísimos en la batalla, sus preparativos y legado, como son el arzobispo de Toledo Jiménez de Rada o don Diego López de Haro, Señor de Vizcaya. 
  • Ir promocionando poco a poco el destino para profesionales de la recreación histórica con el fin de poder organizar algún día un macro-evento de talla internacional como hoy día ocurre con las conmemoraciones de las batallas de Hastings o Waterloo.
Vistas desde el mirador (Archivo propio)

lunes, 22 de enero de 2018

Humanidades digitales: ¿les afecta la neutralidad de red?

Cuando inventé la web no tuve que pedir permiso a nadie. Ahora, cientos de millones de personas la usan libremente. Temo que eso va a acabar en EEUU.
Tim Berners-Lee

Puede que alguno de ustedes se pregunte, al estar inmerso en un mundo laboral o académico que, a priori, es totalmente ajeno al tecnológico, que demonios es eso de la neutralidad de red. "Arte diabólica es" -dirá, torciendo el mostacho- "como todo lo que hacen esos ingenieros de teleco y otras gentes de mal vivir", puede pensar incluso. Pero lamento informarle de que, salvo que usted se comunique a través de palomas mensajeras e investigue exclusivamente leyendo legajos, le afecta; aunque, como a todos, ya se irá viendo de qué manera.

Obviamente Edward Gibbon, Menéndez Pidal o Huizinga no necesitaron de ordenadores para convertirse en grandes referencias sobre la antigua Roma o la edad media, pero a día de hoy temo que modificar el paradigma de acceso a la información a través de Internet -y la pérdida de la neutralidad de red no es más que eso- es un precio del que nadie puede pensar que está exento.
Adaptación de la bandera de Gadsden en contra de la pérdida de la neutralidad de red (Reddit)
Adaptación de la bandera de Gadsden en contra de la pérdida de la neutralidad de red (Reddit)
Todos los bits nacen y permanecen libres e iguales en derechos

Para empezar: ¿que es eso de la neutralidad de red? Es la filosofía en la que ha reposado el funcionamiento de Internet desde su nacimiento, conforme al cual "todos los bits nacen y permanecen libres e iguales en derechos". Y esta filosofía es la que permite que tengamos libre acceso a servicios que usamos tan a menudo: Google, Spotify, Netflix, Facebook, Twitter, Amazon, etc.

Poniendo las cosas en su contexto histórico, si bien el concepto no es bautizado hasta 2003 por parte de Tim Wu, su existencia tiene más de 150 años. Cuando EEUU estableció una legislación en junio de 1860 para regular las comunicaciones telegráficas entre los estados del Atlántico y del Pacífico, estableció que:
los mensajes recibidos por cualquier individuo, empresa o corporación, o por cualquier otra línea telegráfica que se conecte con la presente línea en cualquiera de sus terminaciones, se transmitirá con absoluta imparcialidad en el orden de llegada (de recepción), con la excepción de los despachos del Gobierno que tendrán prioridad.
Conforme al principio regulatorio de la neutralidad de red, operadores y reguladores deben tratar todo el tráfico de igual manera, sin penalizar o priorizar contenidos, aplicaciones y demás servicios disponibles en Internet. Sin este principio, la disponibilidad de ciertos servicios para el conjunto de usuarios puede verse afectada. 

El debate sobre neutralidad comenzó a encarnizarse hace una década aproximadamente, con el boom del tráfico audiovisual en Internet, por lo que puede tener sentido que haya "explotado" con la consolidación de plataformas como Netflix o HBO, en paralelo a una necesidad constante de adaptación de los operadores a nuevas tecnologías (2G  3G  HSPA  LTE  5G → etc., por la parte de comunicaciones móviles y de IPv4 a IPv6, en conjunto), con los gastos en infraestructura -duplicada en ocasiones- que ello supone.

Debido a esta necesidad de evolución, los más favorables a la desaparición de la neutralidad afirman que la retirada de este paradigma está orientada a lograr la optimización de recursos; al fin y al cabo, el ancho de banda y el espectro radioeléctrico son recursos finitos, y, por ejemplo, el tráfico que exija baja latencia puede requerir un tratamiento diferenciado frente a otro que no la requiere.

El principio de neutralidad se rompió el pasado diciembre de 2017 en los EEUU, tras la decisión al respecto de la FCC (Federal Communication Commision). Teniendo en cuenta que EEUU es el hogar de la mayor parte de grandes empresas del sector, y que genera más del 30% de todo el tráfico de red del mundo, todo lo que ocurra allí sin duda acabará afectando al conjunto de Internet.

Seguramente al corto plazo no veremos grandes cambios; al fin y al cabo, en Europa esta neutralidad está (de momento) garantizada por ley. Claro que la administración Obama había reforzado la misma en los EEUU hace apenas 3 años; con todo, los juristas llaman a la calma, aunque la realidad tecnológica va siempre años-luz por delante de la legislación (ademas de que ésta tiene mucha letra pequeña), y los cambios pueden ser sutiles y paulatinos. La metáfora de la rana en agua caliente, ya saben.

Vale, muy bien, pensará alguno. Pero, ¿eso como puede afectarme a mí, de profesión historiador, o aspirante a serlo?
Campaña lanzada por Reddit para concienciar de las posibles impilcaciones sobre la ruptura de la neutralidad de red (Genbeta)
Ojalá vivas tiempos interesantes

Para empezar, voy a hacer un ejercicio de honestidad: no lo sé, tengo la bola de cristal en el taller. Y desconfíen de quien les diga que lo sabe a ciencia cierta, tanto anunciando un apocalipsis como trivializando el tema. Como mucho podemos especular y plantear escenarios, más o menos probables, ya que lo que se ha abierto es un periodo de incertidumbre.

El primer caso donde considero que las humanidades deben reaccionar es en el propio debate al respecto. Si bien los aspectos más importantes del mismo descansan en facetas tecnológicas y económicas, la visión humanística puede ayudar a aportar luz. Puesto que el acceso a Internet supone un servicio público a ser garantizado (y reconocido legalmente como tal en distintos países), al mismo nivel que el agua corriente o la electricidad, el cambiar las reglas del juego al respecto entra en terrenos con serias implicaciones éticas y sociológicas.

Yendo un paso más allá, Internet, nuestra moderna ágora, debe ser capaz de garantizar derechos fundamentales como la privacidad, el derecho a la intimidad y a la libertad de expresión. Como garantizarlos en un entorno aún poco conocido, puesto que Internet ha cambiado en buena medida las reglas del juego, está en el aire, pero la discusión sobre el ejercicio de estos derechos tiene un trasfondo humanístico, más allá del técnico y el judicial. Cualquier afección a la neutralidad de red es relevante para el debate, aunque pueda no serlo de manera evidente ahora mismo; de hecho, partamos de que para poder saber qué tratamiento dar al tráfico es preciso saber de qué tipo es.

En segundo lugar, creo que afectará a todo el mundo, de una u otra forma, un refuerzo de la ya existente burbuja de filtros, tema del que ya hablé aquí hace algún tiempo. Ahora, con una regulación basada en la no discriminación, ya estamos expuestos a este efecto, conforme al cual la información que se nos ofrece de manera personalizada está sesgada por distintos factores. En el caso de existir parámetros adicionales nacidos de la pérdida de la neutralidad este efecto puede verse reforzado.

Esto, dicho en román paladino, puede significar que si ciertas fuentes de noticias,  publicidad, o información de cualquier tipo es menos accesible, dejaremos de consumirla. Esto realmente tiene también su precedente histórico, en el escenario mencionado previamente sobre los telégrafos estadounidenses del siglo XIX. Western Union tenía el monopolio del telégrafo y formalizó un contrato de tráfico preferente con la agencia Associated Press

Aquel acuerdo “premium” entre Associated Press y Western Union perjudicó a otros servicios y acabó con un resultado: la Associated Press se convirtió, de facto, en un monopolio de noticias. Puede ser interesante comprobar si en los próximos meses comienzan a firmarse acuerdos de este tipo entre generadores de contenidos informativos o culturales y los grandes operadores.
La red es, esencialmente, un modo de intercambiar datos, información e ideas (Humanidades digitales)
En los escenarios más pesimistas podemos evolucionar a un modelo de "jardines vallados", donde pueda existir una tarifa adicional para acceder a ciertos servicios "porque él ya nos ofrece su propio servicio equivalente con la tarifa básica". Algo similar al modelo de la televisión de pago. O, al menos, estos servicios podrían empezar a ir considerablemente más lentos. El principal riesgo podría cernirse sobre páginas de descarga o redes P2P (eMule o Torrent, verbigracia), aunque lo que se comparta y descargue sea totalmente legal. 

En todo caso, sí que parece más probable un escenario que implique la subida de cuotas en los servicios de pago, ya que aunque el operador no los cobre directamente al usuario por el acceso, se los pueda cobrar al generador de contenidos para garantizar un tratamiento prioritario de su tráfico y éste, a su vez, deba repercutirlos al usuario (la vieja historia de la subida de impuestos a las empresas). Un entorno muy probablemente afectado pueden ser los juegos online, donde es clave la latencia.

Esto puede suponer, adicionalmente, una barrera adicional para la creación de nuevas empresas online, incluyendo aquellas que puedan tener una concepción cultural. Bien es cierto que los contenidos de tipo educativo y culturales no sujetos a derechos suelen sufrir pocas trabas más allá de la autocensura o los bloqueos de tipo totalitario o ideológico (frecuentes en otros países), pero la verdad es que el cambio de modelo abre un periodo de redefinición de paradigmas que quien sabe si podría cambiar también éste.

En resumen, se abre un periodo de incertidumbre; la reacción más inmediata ha sido señalar a los gigantes de la industria, cuando aún no se han producido movimientos claros por su parte. De hecho, en distintos lugares de EEUU se están movilizando a distintos niveles para impedir la aplicación de la decisión de la FCC, aunque algunas reacciones han sido más viscerales. Lo que, en el fondo, es algo natural, ya que la incertidumbre lleva al miedo, el miedo lleva al odio, y el odio al lado oscuro... 

Nos esperan, en todo caso, tiempos interesantes.
Comenzado la guerra de la comunicación ha (Reddit)

jueves, 18 de enero de 2018

Prersentación de la tesis La bruja fílmica. Conversaciones entre Cine e Historia, por Roberto Morales

Como ya muchos sabrán el pasado 11 de julio defendí mi tesis titulada La bruja fílmica. Conversaciones entre Cine e Historia, que obtuvo la calificación de sobresaliente Cum Laude dentro del Programa de Doctorado en Historia Moderna por la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Cantabria, siendo mi jefe de tesis el catedrático José Martínez Millán. Esta entrada es para anunciaros que ya la podéis descargar desde el enlace que he puesto en el título. También podéis hacerlo desde mi perfil de Linkedin.
Uno de los momentos de la defensa de la tesis ante el tribunal.
La tesis consta del siguiente índice y está apoyada con un abundante material gráfico.

      Introducción
Capítulo I. Cine e Historia. Estado de la cuestión de una relación tempestuosa
1.1.         Historiadores frente a la pantalla: los pioneros
1.1.1.         Marc Ferró
1.1.2.         Natalie Zemon Davis
1.1.3.         Pierre Sorlin
1.1.4.         Robert A. Rosenstone
1.2.         Límites y posibilidades del lenguaje audiovisual como relato histórico
1.3.         Metodología y objetivos del presente trabajo
Capítulo II. La bruja que vino del norte. Benjamin Christensen y Carl Theodor Dreyer
2.1.         El cine danés y su creación: la vamp
2.2.         Häxan. El demonio se hizo actor
2.2.1.         Modelos de brujas representados en Häxan
2.2.2.         De vuelta a la realidad: el sueño de la razón y sus monstruos en Häxan
2.2.3.         En torno al género de Häxan y su recepción por el espectador de la época
2.2.4.         ¿Christensen historiador?
2.3.         Carl Theodor Dreyer: El director de las brujas
2.3.1.         Breve biografía del director
2.3.2.         Las páginas del libro de Satán (1921)
2.3.3.         La pasión de Juana de Arco (1928)
2.3.4.         Vampyr, la bruja vampiro (1932)
2.3.5.         Dies Irae: el renacer de Dreyer
2.3.6.         Las brujas de Dreyer
El presidente, .Féliz Labrador Arroyo interviene en la defensa. Henar Pizarro a la izquierda y María Jesús Zamora a la derecha
Capítulo III. La bruja que vino de América. De Miller a Robert Eggers
3.1.         El crisol (1996), de Miller y Hytner
3.1.1.          El camino hacia la Caza de Brujas del Maccarthysmo
3.1.2.          Las palabras se habían vuelto temibles. El auge de la Caza de Brujas
3.1.3.          Salem: las condiciones previas para una caza de brujas
3.1.4.          La redacción de la obra literaria. Teatro e Historia
3.1.5.          Salem en pantalla
    3.2.        La bruja de Robert Eggers: el continuo homenaje
3.2.1.          El nacimiento de un historiador fílmico
3.2.2.          En las profundidades del bosque: La bruja de los cuentos
3.2.3.          El terror puritano: la familia como fuente del mal
3.2.4.          La explosión final. El triunfo del diablo
4.   Conclusiones
5.   Apéndices documentales
5.1.         Abigail Hobb's Examination 20. Apr. 1692 in Salem Prison
5.2.         Examination of Tituba -- A Second VersionTittuba the Ind'n Woem'ns Exam'n March. 1. 1691/2
5.3.         Examination of Tituba -- Second Examination. March. 2 1691/2.
5.4.         The examination of Rebekah Nurse at Salem Village 24. mar. 1691/2
5.5.         Examination of Martha Corey
6.   Fichas técnicas de las películas comentadas.
6.1.         Ficha técnica: Las páginas del libro de Satán
6.2.         Ficha técnica de Häxan: La brujería a través de los tiempos
6.3.         Ficha técnica: La pasión de Juana de Arco
6.4.         Ficha técnica de Vampyr. La bruja vampiro
6.5.         Ficha técnica de Dies Irae
6.6.         Ficha técnica de El crisol
7.   Filmografías de los principales directores analizados.
    7.1.      Filmografía de Benjamin Christensen
    7.2.      Filmografía de Carl Theodor Dreyer
    7.3.      Filmografía de Nicholas Hytner
8.   Tabla de ilustraciones
9.   Bibliografía

. 331

¿Qué deciros de mi niña? Para empezar que elegí el tema que me dio la real gana y eso tengo que agradecérselo a mi jefe de tesis el profesor José Martínez Millán. Ni que decir que es un trabajo arriesgado, que es lo que se pretendía y se buscaba. ¡Rock and Roll!. Y lo es desde el propio tema elegido que, me consta, a alguno le sonó a locura.
Ilustración 7. Dos bellos ejemplos de entradas del estreno de Häxan
No quería trabajar sobre algo habitual, quería y debía arriesgar. Si me salió bien o mal ya es otra cuestión, pero lo que no me podía permitir era dejar “otro” trabajo indiferente en la montaña de tesis, y eso se notó ya en la propia defensa de la misma. Como decía no sé si lo habré conseguido, pues eso el tiempo lo dirá, pero lo que sí que os aseguro es que lo pasé “cual borrico en un verde”, como dice un amigo mío. Y eso, queridos míos, no tiene precio.

He aprendido muchísimo y mil y un temas me han fascinado. Tengo material para investigar tres vidas y aviso que pretendo seguir divirtiéndome. Me parece un trabajo digno y serio, muy serio  y realizado con la máxima profesionalidad que he sido capaz de desarrollar. Comienzo de una vida investigadora, lo que yo entiendo por una tesis. Nos equivocamos cuando queremos escribir “LA TESIS”. Yo entiendo que la tesis es el principio, trabajo nunca definitivo y germen para el futuro.
Película El Crisol - Ilustración 60. De izquierda a derecha: Rebeca Nurse, John Proctor y Martha Corey en el cadalso. Fuente: Timetoast
Tampoco quiero mentir. La redacción de la misma me ha llevado a límites a los que nunca pensé que llegaría. No siempre ha sido fácil ni agradable y mi salud se ha visto seriamente comprometida. Os soy sincero al deciros que a día de hoy creo que no estoy del todo recuperado del tremendo esfuerzo físico y mental. Por eso mis agradecimientos son extensos, porque sin toda la gente que aparece en ellos me habría sido absolutamente imposible terminar.

Y hablando de terminar, si alguien se piensa que la tesis es el final de algo se lo voy a decir muy clarito. Te equivocas pero no sabes cómo. Esto es el principio, no el final y posiblemente la tesis no sea lo más duro a lo que te enfrentes tras ello. La carrera de exigencia empieza con ella. Ahora toca ANECA, sacar artículos de la tesis, ver cómo la publicas y si lo haces, sacar artículos colaterales de la misma… Precisamente entre el trabajo y el fin de la tesis poco tiempo he tenido. Ahora comienzo a despertar y a plantearme la estrategia a seguir con todo esto, cuestión que tampoco es nada fácil, pero con calma, mucha calma.
Película La bruja - Ilustración 65. La familia reza antes de la cena. Fuente: Las horas perdidas.
Por mi parte poco más que decir. Ahí está el trabajo que ofrezco con la máxima humildad a todo aquel que interese. A partir de aquí otro proceso se abre, no sé cuál ni qué camino tomaré y, a diferencia de otras personas amantes de la seguridad, eso me agrada y me anima. Seguimos en la pelea.